Hombre caminando en un camino con una mochila y un bastón

El Camino de Santiago: Rutas, Mapas Etapas y Variantes [2020]

El Camino de Santiago es una de los principales atractivos de Galicia y sin duda alguna, una de las experiencias más maravillosas que un viajero puede vivir. No importa si vienes solo, en familia o con amigos.

Los lugares que uno puede conocer al hacer el Camino de Santiago son innumerables. También es una ocasión perfecta para conectar con uno mismo o con los que te rodean. No son pocos los que establecen relaciones especiales durante su viaje.

Para hacer el Camino de Santiago disponemos de varias rutas diferentes y varias alternativas. Existen multitud de variantes del Camino y podremos partir desde cualquier punto de nuestra geografía. También podremos experimentar el Camino de Santiago de formas muy diversas, como por ejemplo, en bici, en caballo o lo más habitual, caminando.

Realizar el Camino de Santiago por primera vez puede ser abrumador. Es necesario planificar el viaje con mucho detalle si no queremos sufrir imprevistos indeseables. También es necesario tener en cuenta la localización de los diferentes albergues y puntos de alojamiento que vayamos a necesitar. La mochila será nuestro acompañante más fiel si sabemos prepararla, o nuestro peor enemigo si lo hacemos de forma incorrecta.

No te preocupes, en esta guía completa te hablaré de cómo disfrutar el Camino de Santiago sin contratiempos. Hablaré sobre su historia y orígenes, que resultan muy interesantes, las diferentes variantes que existen hoy en día y compartiré algunos consejos prácticos.

Capítulo 1

Qué es el Camino de Santiago

Existen pocas rutas de senderismo en el mundo con tanta historia como el Camino de Santiago, la aclamada peregrinación que atraviesa el norte de España a lo largo de más de 700 kilómetros.

El Camino de Santiago es una de esas caminatas icónicas que se encuentra en la lista de todo aventurero por una razón u otra, ya sea por su significado religioso, el recorrido épico o el desafío único que presenta. Bajo el cálido resplandor del sol español, hay mucho por descubrir en el Camino de Santiago, no sólo sobre la ruta, los viajeros y el impresionante paisaje, sino también sobre uno mismo.

¿Qué es el Camino de Santiago?

El Camino de Santiago es una peregrinación cristiana de fama mundial a través de la pintoresca campiña del norte de España.

Además de ser una importante ruta religiosa, el Camino de Santiago se ha convertido en un popular sendero de larga distancia para los excursionistas de todas las creencias, con la esperanza de hacer frente a su inmensa distancia y a sus ondulados paisajes a pie.

Se cree que el Camino de Santiago se originó cuando los restos de Santiago el Mayor fueron transportados en barco desde Jerusalén y luego a través del norte de España hasta Santiago, donde finalmente fue llevado a descansar. Algunos incluso creen que la ruta tiene orígenes paganos, evocando una época en la que los peregrinos caminaban a Finisterre o al «fin de la Tierra», desafiando los muchos peligros del camino para rendir homenaje a su santo.

Hoy en día es poco probable que encuentres bandidos, osos o lobos a lo largo del camino, sin embargo, lo que encontrarás son vistas impresionantes, gente amable y acogedora y la oportunidad de caminar una de las rutas de senderismo más famosas del mundo. Aunque existen varias rutas para llegar a Santiago, la más popular y mejor mantenida es la del Camino Francés original, con punto de partida en San Juan Pie de Puerto, entre la impresionante belleza natural de los Pirineos franceses. Desde aquí serpenteará a través del País Vasco y la impresionante Pamplona antes de atravesar los viñedos de La Rioja para llegar al fragante bosque de eucaliptos de Galicia.

Hay dos metas finales principales para el Camino de Santiago, la primera y la más obvia siendo Santiago de Compostela y la segunda Finisterre, justo a la costa oeste de España. Muchos eligen terminar su increíble viaje tocando la piedra de la entrada de la catedral de Santiago, mientras que otros prefieren terminar su peregrinación siguiendo todo el camino hasta la costa en Finisterre, o el «borde del mundo», tal y como creían los paganos. Todo depende de tus preferencias y de cuánto tiempo dispongas.

También vale la pena mencionar que no todo el mundo tiene el tiempo y los recursos para recorrer los más de 700 kilómetros del Camino de Santiago. Muchos sencillamente eligen caminar un tramo del mismo.

El Peregrino y La Peregrinación

La palabra peregrino deriva del latín peregrīnus y describe un viajero, que por devoción o por voto, realiza un recorrido por regiones desconocidas con el fin de visitar un santuario o algún lugar considerado sagrado. En el caso del Camino de Santiago, un peregrino es aquél viajero que se dirige a la catedral de Santiago de Compostela a visitar la tumba del apóstol, siendo este un concepto estrechamente relacionado con la religión católica y sus creencias.

Un creyente puede emprender una peregrinación en cumplimiento de un voto, como la expiación de pecados, como gesto de agradecimiento por acontecimientos positivos o como medio de intercesión, entre otras razones. Antes de la era de la exploración en Europa, la peregrinación era un impulso primario para los viajes, especialmente entre los no elitistas, y desempeñaba un papel importante en las economías locales y la transmisión de la cultura.

Foto: Henry Xu (Unsplash)

La peregrinación es una práctica de devoción que consiste en un viaje prolongado, a menudo realizado a pie o a caballo, hacia un destino específico de importancia. Es una experiencia intrínsecamente transitoria, que aleja al participante de su entorno y su identidad. Los medios o motivaciones para emprender un peregrinaje pueden variar, pero el acto, independientemente de cómo se realice, combina lo físico y lo espiritual en una experiencia unificada.

Algunos dicen que ha sido un acontecimiento importante en sus vidas, mientras que otros sienten que es un catalizador que conduce a decisiones que les cambiarán la vida después. La gente suele decir que se siente personalmente involucrada en la peregrinación. La variedad de encuentros espirituales como charlas, reflexiones, oración, compañerismo, arte, naturaleza o comunidad ayudan a crear la espiritualidad de la peregrinación.

Los orígenes de la peregrinación son difíciles de determinar, pero la visita voluntaria a sitios importantes es una práctica que precede a la antigüedad. Las peregrinaciones han sido durante mucho tiempo una característica común de muchas religiones del mundo, incluyendo el cristianismo, el judaísmo, el islam, el budismo, el hinduismo y el sintoísmo.

El Camino de Santiago ha sido una ruta de peregrinación desde hace más de 1.000 años, e incluso hay evidencia de que ya existió una ruta en tiempos precristianos, allá por el siglo VIII. Se cree que esta antigua ruta seguía la Vía Láctea hasta lo que la gente creía en ese momento que era el fin de la Tierra.

La Tumba Apostólica y Santiago el Mayor

Santiago de Compostela se llama así por Santiago el Mayor, uno de los discípulos de Jesús. Después de su martirio en Palestina, sus restos mortales fueron supuestamente colocados en una barca de piedra por dos de sus seguidores. Según la leyenda, la barca navegó hasta la provincia de Galicia en el noroeste de España en 7 días, guiada por ángeles. Allí el cuerpo fue enterrado al pie del monte Libredón. La tumba apostólica quedó olvidada hasta aproximadamente 842, cuando fue redescubierta por el ermitaño Pelayo. Tras el hallazgo, su tumba se convirtió en un lugar importante para el cristianismo, debido en parte a la creencia de que Santiago intervino personalmente en la historia de España.

Santiago el Mayor – Guido Reni, circa 1636 – circa 1638

Durante una batalla entre cristianos y moros en Clavijo, el apóstol apareció a caballo y participó en la lucha. De aquí proviene el apodo de Santiago «matamoros», asesino de moros. Con el deseo de acercarse al poderoso santo, sus adoradores empezaron a peregrinar a la ciudad de Santiago creyendo que cuantos más peregrinos hacían el viaje, más poderoso se convertiría y a más gente podría ayudar. Esto lo hizo excepcionalmente popular, también fuera de España. Originalmente, cabe recordar que el Camino de Santiago no sólo era usado por peregrinos, sino también por comerciantes, soldados y granjeros que iban en sus carros, tirados por mulas, a los mercados de los pueblos cercanos.

Sobre la supuesta tumba de Santiago, surgió una poderosa basílica. La catedral tiene la forma de una iglesia cruciforme y fue construida a partir de 1077, bajo el mandato de Alfonso VI de Castilla, sobre los restos de una iglesia anterior del año 800. El portal meridional es de estilo romano, el occidental es barroco, el septentrional neoclásico y el ambulatorio gótico. La catedral tiene 97 m de largo y 22 m de alto. En 1985, la catedral fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Además, la catedral está ilustrada en las monedas españolas en euros de 1, 2 y 5 céntimos.

Capítulo 2

Historia del Camino de Santiago

La historia del Camino de Santiago, tiene sus orígenes a principios del siglo IX cuando se descubre la tumba de Santiago el Grande uno de los 12 apóstoles de Jesús de Nazaret, patrón de España y evangelizador del Norte de la península.

Desde entonces y con el paso de los siglos, el Camino de Santiago se ha ido convirtiendo en la ruta de peregrinación más importante de la Europa medieval marcada por los pasos de la fe, la adoración y la ilusión de los peregrinos que, guiados por su objetivo de encontrar la paz del Apóstol, se dirigieron a Compostela desde todos los rincones de Europa marcando el origen de todo un desarrollo social, artístico, y económico que dejó sus huellas a lo largo de todo su recorrido.

Sin embargo, el camino no siempre ha sido transitado de igual manera en todas las épocas, y también ha tenido sus sombras, ya que las condiciones políticas, religiosas y sociales también lo han sumido en la oscuridad. Dos ejemplos son la epidemia de peste negra que azotó el Norte de Europa (concretamente en la zona de Asia y Europa, en el siglo XIV), otras enfermedades que eran habituales entre la población, como la gripe, la disentería, el sarampión y la lepra, y la influencia negativa del protestantismo. El movimiento religioso de la Reforma perjudicó claramente la peregrinación a Santiago, ya que el protestantismo que estaba en contra (entre otras cosas) del culto a los santos hizo que el número de peregrinos disminuyera notablemente y eso se reflejó en tierras de gran tradición jacobea como los Países Bajos, las Islas Británicas, Alemania, y los Países Escandinavos.

El Camino de Santiago Primitivo

El Camino Primitivo, es el más antiguo y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2015. En la actualidad, todavía se conserva el trazado original de este camino que año tras año gana adeptos gracias a su significado histórico, clave para su consolidación. Para ayudar al peregrino de hoy a comprender mejor el viaje, hay que conocer cómo era el Camino de Santiago Primitivo. Fue la primera ruta histórica, la que recorrió el rey Alfonso II el Casto en el siglo IX con el deseo de visitar la recién descubierta tumba del Apóstol Santiago. Esta visita al sepulcro por parte del monarca benefició mucho al desarrollo del camino, y esto se vio recompensado con la admiración que muchos peregrinos dieron a Alfonso II. Finalmente, y por deseo expreso del rey, se ordenó construir la primera iglesia dedicada a Santiago financiada económicamente con ayuda del monasterio de San Paio de Antealtares.

Alfonso II El Casto, Oviedo (Foto: Nacho)

Geográficamente hablando y para ilustrar al futuro peregrino, el punto de inicio parte de la capital asturiana, Oviedo, para continuar a través del Principado de Asturias pasando por las poblaciones de Grado, Salas, Tineo y Pola de Allande. Con Asturias a nuestras espaldas, se entra en Galicia por A Fonsagrada, en Lugo, después de atravesar la zona montañosa del Acebo, que hace frontera entre Asturias y la comunidad gallega. Este es el punto más duro y está lleno de dificultades para el peregrino que se aventura a hacer esta ruta. Sin embargo, todo su esfuerzo se verá recompensado con el privilegio de disfrutar del patrimonio romano de Lugo. Para completar las 13 o 14 etapas que forman el Camino Primitivo, el viajero habrá recorrido algo más de 300 kilómetros y, como dato importante, las tres últimas etapas, no menos duras que las anteriores, enlazan con la parte francesa del camino, en la localidad de Melide. El bello y accidentado paisaje lleno de subidas y bajadas por senderos, a veces fangosos y empedrados del Camino Primitivo hace que se le considere una de las Rutas Jacobeas más duras. Gracias a los numerosos albergues presentes en el recorrido que une Asturias y Galicia, el caminar se hace más soportable. Además, no faltan carreteras y pistas bien señalizadas que mantienen al viajero peregrino en contacto con la civilización.

Camino de San Salvador

El Camino Primitivo tiene su variante, el Camino de San Salvador, que une León y Oviedo a través de la cordillera cantábrica. Como todo en la historia tiene su explicación, el origen del Camino de San Salvador se debe al desvío que tomaban los peregrinos cuando legaban a León y se alejaban del Camino Primitivo para visitar la Catedral de San Salvador, en Oviedo. Después de su visita, volvían a la ruta que les llevaba a Santiago.

Las Etapas

El Camino Primitivo tiene 11 etapas, cada una de ellas, con su encanto y peculiares características:

  1. [30.5 km] que va de Oviedo a San Juan de Villapañada o Grado. Vale la pena indicar al viajero que en Oviedo existe una fuente medieval de agua potable que debe visitar antes de emprender la primera etapa, que se recorre sin mayores dificultades. Dejando Oviedo atrás, se inicia un hermoso paisaje campestre de cómodas pistas, valles de escaso desnivel y suelo asfaltado.
  2. [20,2 km] de San Juan de Villapañada, o Grado, a Salas. Empezando esta segunda etapa se asciende moderadamente al Alto de Fresno y luego se desciende hasta el Valle de Narcea entrando en Cornellana (donde se puede visitar el Monasterio de San Salvador, Patrimonio de la Humanidad). El último tramo de esta segunda etapa se recorre amablemente por bosques y paisajes rurales de cultivo en subida suave hacia Salas. Como lugares de interés, Santa Eulalia de la Dóriga, Santiago de Villazón o la colegiata de Sala.
  3. [20,2 km] de Salas, a Tineo. Después de ascender por tranquilos caminos forestales al alto de la Espina durante unos 12 km, se pasa la Pereda para descansar en Tineo.
  4. [28,2 km] de Tineo, a Pola de Allande. Es una etapa de montaña que transcurre entre aldeas. Después de camino de ascenso y pistas se llega a Piedratecha hasta Obona. Después, se llega por asfalto a Borres hasta La Mortera y finalmente a Pola de Allande.
  5. [22,8 km] de Pola de Allande a La Mesa. Es una etapa dura del camino, se asciende duramente unos 8 km por senderos y caminos de tierra al alto de El Palo. Luego se desciende con mucha pendiente hasta la aldea de Berducedo hasta Lago y La Mesa
  6. [16,8 km] de Mesa a Grandas de Salime. Esta etapa corta se caracterizada por el largo descenso de unos 8 km que lleva al embalse de Grandas de Salime. Duro para las piernas.
  7. [28,1 km] de Grandas de Salime a Fonsagrada. Después de Siete kilómetros de camino fácil y otros cuatro con mucha pendiente se llega al alto del Acebo y tocando tierras gallegas.
  8. [23,4 km] de Fonsagrada a O’Cadavo, Baleira. Ya estando en Galicia, se atraviesan paisajes rurales que conducen a O’Cadavo pasando por A Degolada y Fontaneira.
  9. [30,5 km] de O’C adavo de Baleira a Lugo. Con ascensos y descensos llegando a Castroverde, pasando por zonar rurales y ganaderas llegamos a Lucus Augusta.
  10. [19,7 km] de Lugo a San Romao da Retorta. Ruta plana y asfaltada transitada por peregrinos medievales que visitaban la tumba del Apóstol.
  11. [27,7 km] de San Romao da Retorta a Melide. El punto de partida es la iglesia de San Román, hacia Burgo Negral pasando primero por Seixalbos. Después de pasar por varias aldeas se llega al hospital das Seixas y a Melide.

Capítulo 3

El Camino de Santiago en la Actualidad

Aunque, a lo largo de los tiempos El Camino de Santiago haya ido cambiando en función de la época por razones que ya se han mencionado anteriormente, nunca ha perdido su esencia, que es para los peregrinos, cumplir con el objetivo de llegar a la tumba del Apóstol Santiago en la Catedral de Santiago de Compostela.

Sin embargo, las motivaciones personales sí que han ido cambiando, sobre todo en los últimos tiempos, ya que en la actualidad, recorrer el camino ya no está motivado exclusivamente por la fe sino también por razones tan variadas como disfrutar de nuevas sensaciones turísticas y deportivas, pasando por curiosidades y ganas de descubrir patrimonio cultural, histórico, así como ofrendas, agradecimientos y promesas.

A diferencia de otras épocas muy pasadas, donde el Camino estaba lleno de retos a veces peligrosos, como la presencia de asaltantes, animales salvajes, y las inclemencias del tiempo, especialmente en invierno, hoy en día el peregrino emprende una aventura inolvidable y se siente acompañado por otros peregrinos de muy distintas culturas y nacionalidades. Además, el camino ofrece muy numerosos albergues emplazados expresamente como punto de avituallamiento y descanso del caminante, y está bien señalizado para asegurar una ruta tranquila dentro de las dificultades normales y previsibles.

Foto: Subherwal, Flickr

Desgraciadamente, en los últimos meses el Camino se ha visto afectado por una pandemia moderna, la del Covid19, haciendo que haya permanecido cerrado durante unos meses y que hoy, afortunadamente, ya haya empezado a recuperar su actividad gracias a que las distintas administraciones y ayuntamientos han ido adaptando sanitariamente el Camino para garantizar la seguridad de los peregrinos. Los albergues, hostales y hoteles han ido reabriendo y, aunque con el número de camas limitado, han seguido ofreciendo sus servicios. El peregrino debe informarse previamente para saber si los albergues van a estar operativos y planear mejor la ruta para evitar sorpresas y, como es lógico, debe ser suficientemente responsable para garantizar la seguridad de los otros compañeros de viaje adoptando una conducta de prevención de riesgo de expandir la infección con conductas responsables, como la mascarilla, la distancia de seguridad, el lavado de las manos, etc.

El Camino de Santiago: Rutas

Si se tiene en cuenta que cada peregrino puede empezar la ruta incluso desde la puerta de su casa hasta acabar en Santiago de Compostela, se podría decir que existen millones de combinaciones. Luego están las rutas oficiales o marcadas, con una historia documentada, que parten de muchos puntos de España y del extranjero. Aproximadamente en España hay unas 50 y del extranjero parten cientos de ellas. El camino más popular y más transitado es el francés, (declarado Patrimonio de la Humanidad en 2015) luego, el portugués, el camino del Norte, el Camino Primitivo, el inglés, la vía de la Plata y otros. La mayoría de las rutas no van directas a Santiago de Compostela, sino que hacen como los ríos, desembocan en otras rutas. Algunos ejemplos son el Camino del Salvador, Camino de Madrid, el Camino Jacobeo del Ebro, El Camino del Baztán…

Las Etapas del Camino de Santiago

El Camino de Santiago lo forman varios caminos que a su vez se dividen en etapas. El trazado de cada camino, o itinerario, suele tener un número de km razonables para que los peregrinos lo recorran en un día aproximadamente, ya que de ese modo, se sale temprano y se acaba al atardecer habiendo finalizado la etapa del día y buscando el tan merecido descanso en uno de los muchos albergues que hay en el recorrido.

Los Albergues en el Camino de Santiago

Los albergues que forman el Camino de Santiago son muy numerosos y la mayoría se encuentran en el Camino Francés, que es el más concurrido. Pueden ser públicos o privados y la mayoría cuentan con muchos servicios al peregrino. Hay albergues que piden un donativo y también los hay más completos que tienen unos precios fijos para pernoctar, e incluso pueden ser altos. Es importante conocer el estado de las reservas y los servicios que ofrecen, por ejemplo, que dispongan de wifi, lavadora, tendedero, lugar donde colgar la ropa limpia, etc. Hay que recordar que, al estar destinados únicamente a los peregrinos, al llegar a cada uno se pide la credencial para demostrar que realmente se está haciendo el camino. Además, es allí donde se va sellando el documento que luego servirá para obtener la Compostela.

¿Cómo son los Albergues del Camino de Santiago?

El Camino de Santiago es una ruta que se recorre siguiendo la peregrinación de innumerables peregrinos que, a lo largo de muchos siglos, y guiados por su fe, fueron en busca del Apóstol Santiago.Por eso, recorrer el camino es ponerse en la piel de aquellos humildes creyentes que lo recorrieron, y por ese motivo los albergues son modestos y sencillos, porque lo que buscan es ofrecer cobijo nocturno y descanso. El lujo y las comodidades quedan para los hoteles que ofrecen otros servicios pensados para el disfrute, como el lujo en todos sus grados.

La Credencial del Camino de Santiago

La credencial es un documento parecido a un pasaporte, donde figuran los datos personales del peregrino y el lugar de inicio del camino. Es necesaria para recorrerlo, ya sea a pie, en bicicleta, o incluso en caballo y es obligatorio poseerla para registrar las etapas que se van haciendo y para tener acceso a los albergues y obtener la Compostela al llegar a Santiago. Además, se evitan fraudes al poderse comprobar si tiene un orden lógico el seguimiento de las etapas y sus kilómetros

La credencial se puede adquirir con antelación en las distintas Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago repartidas por España, y, también, una vez allí, en parroquias, albergues y Cofradías del Apóstol Santiago. Su coste oscila entre 0,50 céntimos a 2 euros, y en algunos lugares solo piden la voluntad. Una vez iniciado el camino, el peregrino tiene que preocuparse de obtener el sello y la fecha al acabar cada etapa para que tenga validez. (El primer sello y fecha de todo el recorrido es muy importante). Los lugares de sellado de la credencial son hostales, albergues, bares, tiendas o en Correos y lugares autorizados. Hay que recordar que el espacio en la credencial destinado a sellos es limitado, con lo que bastará un solo sello por etapa. Evitar el error de sellarla varias veces un mismo día porque si no, al final del camino ya no queda espacio (aunque al peregrino le haga mucha ilusión ver su credencial llena de sellos).

Capítulo 4

Todas las Rutas del Camino de Santiago

.

.

El Camino de Santiago Francés

Como ya se ha dicho anteriormente, es el más transitado y goza del reconocimiento de la Unesco, como Patrimonio de la Humanidad. En él confluyen la mayoría de las vías medievales de peregrinación europeas. Su punto de inicio es la pintoresca localidad francesa de Saint-Jean-Pied-de Port, y para ello hay que cruzar los Pirineos, pero si el peregrino quiere ahorrárselos, puede empezar en Roncesvalles, luego seguir hacia, Logroño, Burgos, León, Ponferrada, O’Cebreiro, Sarria y Santiago de Compostela. Los libros del camino francés empiezan en St. Jean, e invitan al viajero a cruzar Pirineos el primer día, pero eso depende del peregrino y de sus preferencias. Se aconseja llegar a Pamplona y empezar en Roncesvalles, haciendo desde la frontera hasta Santiago y una vez allí si se puede alargar la peregrinación y llegar a Finisterre.

Mapa: El Camino de Santiago Francés – (Jynus, Wikimedia)

El Camino de Santiago desde Roncesvalles

Roncesvalles, localidad navarra situada 47,7 km de Pamplona es, junto a Saint-Jean-Pied de Port (parte francesa) el punto de inicio del Camino Francés. (Ambos pueblos están separados por unos 25 km). Muchos peregrinos deciden empezarlo en esta localidad tan hermosa y pintoresca que llega a Santiago de Compostela atravesando Navarra, La Rioja, Burgos, Palencia, León y Galicia.

El Camino de Santiago de Galicia

Son distintos los caminos que transcurren en tierras gallegas, como el Camino Francés, el Camino Inglés, el Camino Portugués, el Camino Primitivo, la Vía de la Plata, el Camino del Norte, el Camino de Finisterre, y la Ruta del Mar de Arousa, siendo el más largo, la Vía de la Plata y el más corto la Ruta del Mar de Arousa ( esta última no es en sí un camino, sino el conjunto de las ramificaciones que surgen en las poblaciones ribereñas de la Ría de Arousa y que confluyen en el mismo camino hacia Padrón, donde se une al Camino Portugués, hacia Santiago). Cada peregrino escoge el que desea, y lo que tiene garantizado es el disfrute de la hermosa Galicia, con sus gentes acogedoras y hospitalarias.

Mapa: Caminos de Santiago en Galicia – (Paulusburg, Wikimedia)

El Camino de Santiago desde Sarria

Sarria es una localidad de Lugo que está dentro del Camino de Sarria y que también es lugar de encuentro del Camino del Norte y forma parte del Camino Francés. 114 km son los km que separan Sarria de Santiago de Compostela. Hay peregrinos que deciden empezar el peregrinaje desde allí y a la ciudad llegan en coche (donde hay parkings), en tren, o en autobús. Si el peregrino decide tomar el camino desde Sarria, debería evitar los meses de julio y agosto, ya que el calor y la masificación harán que el camino se haga algo pesado. Los mejores meses para recorrerlo son los de primavera y septiembre.

El Camino de Santiago Inglés

Debe su nombre a los ingleses, escoceses, irlandeses y escandinavos que llegaron al puerto de Ferrol y la Coruña por mar en la Edad Media. Ambos puertos, eran destino de muchos barcos mercaderes que en un principio llegaron con el objetivo de mercadear y que más tarde, fueron llamados por la curiosidad de la peregrinación y la devoción por otros santos distintos a los que conocían en sus países. Prueba de su presencia en aquellas tierras son las monedas halladas en unas excavaciones en la Catedral de Santiago. Como ya se ha mencionado anteriormente, el Camino ha tenido sus luces y sus sombras y la ruptura entre el Rey Enrique VIII (1509-1547) y la Iglesia Católica por su divorcio de Catalina de Aragón, y que llevó a la creación de la Iglesia de Inglaterra y el anglicanismo, supuso una época oscura más para el Camino Inglés durante siglos, ya que dejó de transitarse. Hoy en día, aunque no tan transitado como los demás, sigue acogiendo a peregrinos. Recorriendo sus 120 km a través de las Rías Altas gallegas, entre pueblos y senderos de hermoso paisajes y sin hacer grandes esfuerzos, se completa en una semana. Si además se desea hacerlo todavía más corto, existe la otra opción, desde La Coruña hasta Santiago y son solo 75 km de distancia y 5 días de camino, pero no es posible obtener la insignia del peregrino, ya que son 100 km los mínimos requeridos.

El Camino inglés tiene 6 etapas y ofrece al peregrino 5 albergues públicos, por lo que si no se quieren tener sorpresas, será necesario informarse (especialmente en julio y agosto) si se podrá pernoctar en alguno de ellos.

Las etapas del Camino inglés son:

  1. Ferrol-Neda (15,3 km)
  2. Neda-Pontedeume (12,4 km)
  3. Pontedeume-Betanzos (19,7 km)
  4. Betanzos-Bruma (24 km, probablemente la más dura)
  5. A Coruña-Bruma (33,6 km)
  6. Bruma-Sigüeiro (24,4 km)
  7. Sigüeiro-Santiago de Compostela (15,7 km).

El Camino de Santiago del Norte

El Camino del Norte (o Camino de la Costa) empieza en Irún y recorre la costa cantábrica. El camino va transcurriendo por la zona litoral hasta Ribadeo, la primera población gallega. En ese punto la ruta deja la zona litoral y se va adentrando hacia la capital de Galicia. El Camino del Norte es el que presenta más desniveles y por eso históricamente los peregrinos no lo transitaban demasiado debido a su geografía y a que había menos poblaciones Si el peregrino quiere otra opción que no sea el Camino Francés, o la Vía de la Plata, el Camino del Norte es la mejor opción, ya que está menos masificado que el Francés.

Mapa: Camino de Santiago del Norte – (Paulusburg, Wikimedia)

La ruta cantábrica parece que está cogiendo popularidad entre los peregrinos y en los últimos años ha ido aumentando el número, sobre todo de extranjeros, que prefieren un camino más espiritual y no tan concurrido. Muchos de ellos, buscando nuevas experiencias después de haber recorrido el Francés. Paisajísticamente hablando, el Camino del Norte tiene tramos espectaculares, donde mar y montaña compiten para no dejar indiferente al peregrino.

El camino en la parte vasca (mejor señalizada que en la gallega) ofrece espectáculos todavía más impresionantes. La orografía es más montañosa en Guipúzcoa que en Vizcaya, y el recorrido hará subir a sierras que pueden llegar a 500 m de altitud. Es el momento de hacer fotografías a los caseríos, los arroyos, los grandes bosques, la peligrosa costa y los pueblecitos de postal.Al llegar a Guipúzcoa llegan los pueblos marineros pasando por Zarautz, San Sebastián y Gernika. Ya en la parte de Cantabria (no tan bien señalizada como la parte vasca), el peregrino experimenta cierto alivio en las piernas, ya que transcurre entre pistas y carreteras asfaltadas, (la N-634).pasando por ciudades como Castro Urdiales y Santillana del Mar y sin olvidar Santander. Siguiendo el camino y llegando a Asturias, el peregrino vuelve a pasar por paisajes montañosos y zonas rurales. Aunque se sigue pasando por tramos asfaltados y por la misma N-634, de vez en cuando hay alguna aldea, o algún pueblo marinero, como Ribadesella.

La parte gallega del Camino del Norte está menos poblada y en las dos primeras etapas hay algunos desniveles que dificultan algo la marcha. La zona de costa queda atrás y el peregrino se adentra hacia el interior acompañado de paisajes ganaderos. Ya a 50 km antes de llegar a Ribadeo, el caminante encuentra desniveles moderados en su marcha y, a continuación, un conjunto de pequeñas parroquias. Seguirán monumentos históricos, como el Monasterio de San Salvador y la catedral de Santa María, en Mondoñedo.

El Camino de Santiago Andaluz

El Camino Andaluz también conocido por Camino Mozárabe, es una de las rutas más antiguas y lo forman varios caminos, con inicio en Almería, Málaga, Granada, Jaén y Córdoba, y que confluyen al Camino de la vía de la Plata hasta Santiago de Compostela. En la Edad Media los peregrinos de las ciudades andaluzas que pertenecían al antiguo territorio musulmán del al-Ándalus siguieron el Camino de Santiago y eran conocidos como mozárabes. Aprovechando las vías de comunicación existentes en tiempos de los romanos, y manteniendo sus creencias religiosas ocultas durante muchas generaciones, su fe les llevó a mostrar interés por el apóstol al difundirse la noticia del hallazgo del sepulcro del Apóstol Santiago. A partir de la Reconquista, el camino seguía siendo importante, pero no como en los tiempos de la Edad Media. Ha sido en los últimos años que el Camino de Santiago ha vuelto a recobrar su significado gracias a la promoción de su valor y significado histórico y cultural. El peregrino puede empezarlo desde Jaén, Málaga o Almería.

Mapa: Caminos de Santiago Andaluces – (Paulusburg, Wikimedia)

Las etapas que forman el Camino de Santiago Andaluz son:

  1. Desde Jaén hasta Baena, 69 km (Jaén, Martos, Alcaudete , Baena)
  2. De Almería hasta Baena, 256 km (Almería, Santa fe de Mondújar, Alboloduy, Abla, Huéneja, Alquife, Guadix, La Peza, Quéntar, Granada, Pinos Puente, Moclín, Alcalá la Real, Alcaudete, Baena).
  3. Desde Málaga hasta Baena, 151 km (Málaga, Junta de los Caminos, Almogía, Villanuea de la Concepción, Antequera, Cartaojal, Villanueva de Algaídas, Cueas Bajas, Encinas Reales, Lucena, Cabra, Doña Mencía y Baena)
  4. Desde Baena a Mérida, 234 km (Baena, Castro del Río, Córdoba, Cerro Muriano, Villaharta, Alcaracejos, Hinojosa del Duque, Monterrubio de la Serena, Campanario, Medellín, San Pedro de Mérida y Mérida.
  5. Mérida conecta con la Vía de la Plata y hasta Santiago de Compostela hay 750 km repartidos en 28 etapas.

El Camino de Santiago Portugués

El Camino Portugués tiene una distancia de 620 km en 25 etapas de una media de 15 a 40 km cada una y va desde Lisboa hasta Santiago.

Son las siguientes: Lisboa, Alhandra, Azambuja, Santarém, Golega, Tomar, Alaiázere, Rabaçal, Coimbra, Mealhada, Águeda, Albegaria a Velha, Oliveira de Azeméis, Grijó, Oporto, Vilarinho, Barcelos, Ponte da Lima, Rubiaes, Tui, O’ Porriño, Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón y Santiago de Compostela).

Mapa: Camino de Santiago Portugués – (Paulusburg, Wikimedia)

La capital del Camino Portugués es Pontevedra, ciudad que acoge a la iglesia barroca de la Virgen Peregrina. En ella, recibe a los peregrinos en la etapa española del Camino Portugués, que empezó a tener importancia en el siglo XII, al ser ruta de intercambios económicos y culturales. El tramo que va desde Tui (ya en España) hasta Santiago, transcurre por el interior. El tramo que va por la costa transcurre desde Caminha hasta Redondela. El Camino Portugués no tiene mesetas ni grandes desniveles y se recorre sin grandes agobios.

El Camino de Santiago del Centro

Los Caminos del Centro son aquellos que transcurren por la parte central de la Península, como la Vía de la Plata, el Camino de Madrid, el Camino de la Lana, el Camino Castellano-Aragonés, el Camino Manchego y el Camino Sanabrés

Mapa: Caminos de Santiago en España – (Paulusburg, Wikimedia)

El Camino de Santiago desde Madrid

Es una ruta que puede sorprender al peregrino por lo mucho que ofrece y une la capital de España con el Camino Francés por Sahagún, pasando por Segovia y Valladolid y León. Cruza la sierra de Guadarrama por el puerto de la Fuenfría, a 1.796 metros de altitud, el norte de los caminos jacobeos en la Península.

El Camino de Santiago del Este

Los Caminos del Este son aquellos que transcurren por el este de la Península y abarca tierras catalanas, aragoneses, valencianas y levantinas. Son: Camino Catalán (desde Barcelona), Camino Catalán por San Juan de la Peña, Camino Jacobeo del Ebro, el Camino de Levante, el Camino del Sureste, el Camino Castellón – Bajo Aragonés, el Camino de Requena y la Ruta del Argar

El Camino de Santiago Catalán

Son 4 y sus nombres son: Camino Jacobeo del Ebro, Camino de Santiago de Montserrat a San Juan de la Peña, Camí Catalá de Sant Jaume, y Camí Catalá de Sant Jaume de Barcelona

El Camino de Santiago del Sureste

Camino del Sureste, Camino de la Lana, Ruta del Argar, Camino del Alba, Camino del Sureste desde Benidorm, Camino del Sureste Ramal Sur, y Camino del Sureste Cartagena-Murcia

El Camino de Santiago en Francia

Muchos peregrinos, especialmente extranjeros, deciden emprender el camino desde Francia, ya que hay varias rutas que empiezan en diferentes regiones. El recorrido está lleno de monumentos históricos, considerados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Las rutas son:

El Camino de Vézelay o Via Lemovicensis con destino a Santiago atravesando las regiones de Libourne, y siguiendo por Entre-Deux-Mers y la Landas de Gascuña por De Périgueux a Saint-Jean-Pied-de-Port, que sería el último pueblo francés.

Mapa: Camino de Santiago en Europa (Imagen: Kimdime69, Wikimedia)

Otra ruta es el camino del Puy o Via Podiensis, que empieza en la ciudad de Puy-en-Velay (Auvernia – Ródano-Alpes).El camino del Puy es la prolongación de la vía de Europa central y en otras épocas era recorrido por masas de peregrinos procedentes de Hungría, Polonia, Alemania, Austria y Suiza. A destacar especialmente las estepas del Aubrac, obras romanas, como la abadía de Conques, castillos, y la Cueva de Pech-Merle.

La tercera ruta por tierras francesas es el camino de Arles o Vía Tolosana, que tiene su inicio en la ciudad de Arles y continúa hasta Toulouse. Ya al entrar en Occitania el peregrino puede maravillarse con el macizo granítico del Sidobre, los bosques de la Montaña Negra y los pequeños valles y viñedos del Gers

La vía del Piemonte Pirineo que transcurre pasando por Foix, con su castillo condal, Saint Lizier (con dos catedrales) y Saint Bertrand de Comminges, en los Altos Pirineos

La Vía Turonensis o Camino de Tours, que empieza en la Tour Saint-Jacques de París y finaliza 1800 km después, en Saint-Jean-Pied-de-Port, en un recorrido con poco desnivel que atraviesa el Valle del Loira, el patrimonio románico de Nouvelle-Aquitaine y las zonas de Burdeos y las Landas. Desde París, siguiendo la ruta GR®655 se llega a Tours (Valle del Loira), pasando por Chartres o por Orléans y desde Mirambeau (Nouvelle-Aquitaine).

Capítulo 5

Antes de Hacer el Camino: Planificar y Prepararse

.

.

Planifica tu Camino de Santiago

Esta es una tarea seguramente agradable para el peregrino que ya sueña con sus vacaciones y que va contando los días que faltan para empezar a hacer la mochila. Existen recursos muy útiles para obtener información del Camino y de las distintas rutas u otros Caminos de los que ya se ha hablado. Internet y las guías son las principales fuentes de información.

Planifica tus Etapas

Es fundamental, primero saber el camino que se va a hacer, escogiendo el que más nos gusta y convenga y tranquilamente ir tomando la decisión. Una vez elegido el camino, normalmente se siguen unas rutas ya estipuladas y marcadas en el recorrido, que suelen ser de no más de 40 km por etapa. Es muy importante no exceder del número de kilómetros diarios, ya que al día siguiente aguarda la siguiente etapa y son muchas las que forman el camino.

Los Albergues

Como se ha dicho anteriormente, el Camino de Santiago, y sus distintas rutas están llenos de albergues públicos y privados y se reservan para que los peregrinos puedan pasar la noche y descansar. Antes de iniciar el camino es necesario tener bien localizados los albergues de nuestra ruta y saber el estado de su capacidad, servicios, etc. En general, los albergues públicos no aceptan reservas y sólo dan información del número de camas disponibles. Solamente se reserva cuando el peregrino está físicamente en el albergue y se le asigna una plaza tras presentar la credencial obligatoria. En cambio, los privados sí que aceptan reservas y suelen tener más servicios y el precio es algo más caro. En los albergues municipales normalmente se trasnocha una noche, a excepción de que el peregrino tenga alguna lesión. Si al llegar a un albergue el peregrino se encuentra que ya está completo, debería tener localizado alguno privado de la zona.

Foto: Marcus Loke (Unsplash)

En cuanto a las instalaciones, estas varían un poco, pero básicamente son habitaciones compartidas con camas individuales o literas y suelen estar separadas las de hombres y mujeres. Disponen de los servicios básicos y es importante que el peregrino lleve el saco para evitar sorpresas. También disponen de duchas (con agua caliente y fría) y de espacios para lavar y tender la ropa. La lavadora suele ser un servicio de pago y hay espacios donde se puede cocinar. Hay que pensar que en general los albergues están hechos para dar cobijo al peregrino y que muchas veces son modestos, por lo que hay que agradecer el trabajo de los voluntarios.

Los Hoteles

A lo largo de todo el recorrido por el Camino de Santiago, que transcurre por muy distintas poblaciones, tanto urbanas como rurales, el peregrino tiene a su disposición hoteles y hostales de todo tipo, y que muchas veces sirven como recurso de emergencia si se llega a un albergue y ya no quedan camas. La oferta de servicios depende del tipo de hotel y de la población donde se encuentre. Cuanto más cerca de Santiago se encuentre el peregrino, más hoteles, hostales y albergues encontrará. En las ciudades habrá más posibilidades de pasar la noche en un hotel, mientras que en las zonas más rurales habrá más albergues. Hay hoteles para todos los bolsillos y gustos y como es lógico, las comodidades serás mayores en los hoteles y hostales. Existen distintas empresas que ofrecen rutas organizadas para hacer una parte del camino y que suelen incluir el hotel. Todo dependerá de las preferencias del peregrino y naturalmente de su bolsillo.

El Mapa

El mapa es, sin duda, junto a la mochila, el fiel compañero de viaje. No hace falta recordar que es muy importante que esté lo más actualizado posible, y aunque el camino sigue siendo el mismo desde épocas muy lejanas, el mapa actualizado siempre indicará elementos que otros mapas quizás no incluyen.

Muchos peregrinos recurren al gps del móvil o a múltiples guías y páginas muy útiles y actualizadas. Siempre son recursos muy necesarios y que nos guiarán muy bien en todas las etapas del recorrido.

Prepararse para Hacer el Camino de Santiago

Lo ideal es estar algo preparado físicamente cuando se empiece el largo peregrinaje hacia Santiago de Compostela y que el peregrino ya esté acostumbrado a caminar para que no se le haga un calvario insoportable el recorrido, cosa que le obligaría a alargar excesivamente cada etapa, y en el peor de los casos, a abandonar. Meses antes se recomienda caminar una hora diaria como mínimo. Ya en El Camino, se madruga, se desayuna con fundamento y se inician los ejercicios de estiramientos, especialmente en la zona de las pantorrillas. No conviene empezar de un tirón con los músculos fríos. Es muy práctico tener a mano un bolso donde meter el mapa, los objetos personales más valiosos, como el móvil, los auriculares para escuchar música, la documentación y algo de dinero.

¿Qué llevar al Camino de Santiago?

Lógicamente, si se va a caminar una media de 5-6 horas diarias, lo mejor es no llevar más que lo imprescindible, y es que cuando uno empieza a caminar se da cuenta de que, si ha metido cosas innecesarias en la mochila, luego te estorban clamorosamente. En la mochila hay que llevar ropa holgada, cómoda, y técnica o también de algodón. Pantalones cortos, pantalones largos (o de esos que son desmontables), varias mudas, calcetines sin costuras, camisetas, una chaqueta de chándal, saco de dormir, pijama o camisón, unas chanclas o zapatillas, toalla, el neceser básico (con gel, champú, jabón lagarto para lavar la ropa, peine, pañuelos de papel, cacao labial). Para protegerse del sol, protector solar, aftersun, ,una gorra o pañuelo, chubasquero o poncho (que tapa incluso con la mochila puesta), un mini botiquín ( con betadine, antiinflamatorios, vaselina para las rozaduras, tiritas o esparadrapo de rollo), bolsas para separar, por ejemplo, la ropa sucia, (mejor si son de nylon para evitar que hagan ruido por la noche en el albergue), un par de imperdibles para colgar la ropa que no se ha podido secar en el albergue, algunas pinzas de la ropa, botella de agua para ir rellenando, vaso de aluminio, navaja multiusos, libro para leer, y los mínimos objetos de valor, ya que, aunque entre peregrinos la buena fe es lo que prima, no está de más ser precavidos y no llevar ni joyas, ni demasiado dinero. Por supuesto, un mapa y nuestra documentación. Además, los papeles que nos irán sellando en el recorrido, o credencial, tarjeta sanitaria, tarjeta bancaria, un diario para anotar nuestras observaciones, móvil, cargador, aguja e hilo (por si algo se descose). Repasar la lista la noche antes para no olvidar nada.

Foto: Austin Ban (Unsplash)

La Mochila

A la hora de escoger a nuestra compañera de viaje iremos a una tienda especializada y optaremos por un modelo adecuado para excursiones. El coste suele ser muy razonable y vale la pena no escatimar con tal de que nos resulte muy práctica y cómoda y lo más ergonómica posible. La mochila debe tener zona acolchada para la espalda, refuerzos, tiras para regular la altura. Hay varios tamaños, y para el Camino de Santiago la escogeremos a partir de 30 litros aproximadamente, o que no exceda del 10% del peso corporal. En verano no se lleva tanta ropa de abrigo, por lo que una de 30 litros podría ser suficiente. También, si se necesita más espacio, 40 o 50 litros son las que usan algunos peregrinos. Depende del recorrido que hagamos y también si viajamos con niños porque necesitaremos más espacio. Procuraremos que la mochila tenga suficientes compartimentos y que nos permitan organizar las cosas dependiendo si necesitamos acceder rápidamente. La mayoría de ellas tienen uno arriba de todo, bastante amplio, donde se puede meter la documentación (carnet, tarjeta sanitaria, tarjeta bancaria, monedero, móvil…etc.). Compartimentos laterales, o de acceso medio (donde irán los auriculares, la credencial, un libro, etc.), al otro lado, la cantimplora, gorra, etc. y objetos que se van utilizando por el camino, y no tener que abrir la mochila a cada momento.

Otras consideraciones

Es aconsejable, que antes de iniciar el camino, tengamos bastante clara la ruta que vamos a hacer y que sepamos escoger la más adecuada según nuestra preferencia y condiciones individuales. Para ello dispondremos del trazado con el recorrido marcado, y que ya desde casa estemos familiarizados con los nombres de las localidades por las que iremos pasando. Es imprescindible preparar un plan con las etapas diarias repartidas en unos 20-30 km diarios. Lo ideal es empezar con etapas cortas para que nos vayamos acostumbrando y con los días ir alargándolas. Si vamos a ir en grupo, lo ideal es que cada miembro se encargue de unas cosas específicas para que no se nos amontone todo. Es una buena idea crear un grupo de wasap con todos los miembros que van a participar para, en caso de perderse o dispersarse, poder contactarse rápidamente. Algunos peregrinos se hacen una checklist con todo lo que hay que organizar y que ya se va completando semanas antes.

El Camino de Santiago con Niños

Compartir el Camino de Santiago con nuestros hijos, nietos, sobrinos e incluso alumnos es una experiencia que, si la planificamos bien, puede resultar maravillosa y llena de vivencias que permanecerán en la memoria de ellos durante toda la vida. Lo primero que hay que hacer es motivar al niño y explicarle el significado del Camino de Santiago para que le encuentre un sentido a tantas horas de caminatas. Motivarle para que sea él el encargado de llevar en su mochila las credenciales con los sellos, puede ser una buena idea. Se recomienda acostumbrarles a andar meses antes, recorriendo tramos de pocos kilómetros. Sin embargo, tendrás que tener en cuenta que el recorrido es duro y que a los niños no se les puede exigir como a los mayores porque se trata de disfrutar, y no de hacer del camino una obligación. No olvides un buen calzado, el carrito, (si es pequeño), una bicicleta para que no se le haga aburrido y una cámara de fotos infantil para que sea él quien haga las fotografías

El Camino de Santiago con Perro

Si decidimos hacer el Camino de Santiago con nuestra mascota, seguro que él nos lo agradecerá porque ello supone una experiencia apasionante y llena de emociones. Verás como el perro sigue tu paso y si lo cuidas será capaz de completar el recorrido sin problemas. Antes, será necesario seguir algunos consejos:

Es importante que tu perro esté acostumbrado a correr y a dar caminatas. Unos meses antes se recomienda pasearle, no solo por zonas verdes, sino también por asfalto y zonas empedradas para ir acostumbrando las almohadas de sus patas. Durante el camino hay que facilitarle el agua y evitar que se deshidrate y cuando nos encontremos con más peregrinos, tener la precaución de cogerlo para evitar que alguien pueda sentirse incómodo con su presencia. Eso también depende del carácter del perro. Para la lluvia, mete en la mochila un chubasquero para perros, y desparasítalo un par de semanas antes del viaje, y que no falte el carnet del veterinario con las vacunas al día.

A la hora de planificar el viaje, lo primero que tendremos que pensar es cuál es la mejor ruta para él y cuál de ellas ofrece más albergues que admitan animales. Las dos rutas ideales para hacerlas con tu mascota son el Camino Francés y el Portugués. Como el Camino de Santiago también piensa en los animales, existen credenciales caninas o perregrinas donde, como la nuestra, podremos ir poniendo todos los sellos por allá donde pasemos, aunque es meramente simbólica y no se pide una distancia mínima recorrida para poder obtener la Compostela, pero sí se pide que el perro haya estado acompañado por el peregrino.

Capítulo 6

Cómo Hacer el Camino de Santiago

Recorrer el camino de Santiago es una aventura que hay que planificar. Tanto si decidimos hacerlo en grupo, en solitario, en bici, con niños, con tu mascota, será necesaria una planificación.

El tema de la elección de la ruta no es un asunto pequeño, ya que determinará el punto de inicio y el recorrido que puede ser muy diverso hasta llegar hasta Santiago de Compostela. Hay rutas trazadas para todos los gustos y preferencias, para todos los niveles de dificultad y todas tienen sus peculiaridades. Es cuestión de, un par o tres meses antes del inicio del camino, sentarse delante del ordenador y consultar la ruta que más nos guste o convenga y hacerse una lista con todas las cosas que vamos a ir incluyendo para que no se nos olvide nada. En el Camino de Santiago, no vale improvisar ya que no queremos salirnos de la ruta diseñada.

Hacer el Camino de Santiago por Primera Vez

Para aquellos peregrinos que se estrenan en el Camino de Santiago, vamos a disipar sus dudas acerca de su primera experiencia. Si te preguntas: ¿cómo haré para no perderme? La respuesta es: seguir las flechas amarillas o la concha, símbolo del Camino de Santiago. Las flechitas están en todo el camino: en los árboles, en las señales, en el asfalto, en los postes de electricidad, en piedras y mojones, incrustadas en el suelo…Ocurre poco, pero si te perdieras, solo tienes que mantener la calma y seguir la primera carretera que encuentres. Es muy habitual encontrar a peregrinos algo desorientados y para eso los amables lugareños no dudarán en indicarte. Si dudas de alguna indicación, vuelve a preguntar para asegurarte y a ¡seguir la marcha!

40 CONSEJOS PARA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO | Perseidas
por Perseidas

Es normal preguntarse si uno va a estar preparado para emprender tan largo camino. Seguramente que tu mente ya lleva meses preparándose y estás deseoso. Sin embargo, nos seguimos preguntando si físicamente vamos a estar a la altura. Para recorrer el camino de Santiago no es necesario que seas un atleta, pero sí, que hayas seguido unas sesiones de entrenamiento previas. Basta con que tu salud te lo permita y, siempre seguir los consejos de tu médico en caso de que tengas ciertas limitaciones físicas. Lógicamente, si caminas acompañado te sentirás más arropado que si lo haces en solitario. Lo mejor es organizarse en grupos e ir recorriendo los tramos al ritmo marcado por todos, disfrutando del paisaje y compartiendo la experiencia. Y para no acabar agotados, lo mejor es sentarse bajo un frondoso árbol, o simplemente estirarse sobre algún prado y cerrar los ojos.

Otra cosa a tener en cuenta es el madrugar, ya que os permitirá disfrutar desde buena mañana de los primeros rayos solares y de la frescura matinal. Lo mejor es desayunar en el albergue, pero también lo podéis hacer en el camino, comer en alguna buena posada, merendar no demasiado tarde y parar a dormir a horas no muy tardías. Es muy desaconsejable caminar de noche. Especialmente peligroso es caminar de noche, o al atardecer junto a una carretera, ya que podemos ser víctimas de un atropello y pocos son los peregrinos que llevan ropa reflectante o algún accesorio que brille de noche.

Echa en la mochila pequeños snacks que te ayuden a soportar la pérdida de calorías que supone caminar durante horas la ruta jacobea. Los frutos secos, los azucarillos, los bocadillos y alguna pieza de fruta son pequeñas fuentes de energía. Siempre encontrarás algún punto en el camino donde podrás abastecerte en caso de que se agoten las provisiones. En cuanto a hidratarse, bebe tranquilamente de las fuentes del camino y del agua del grifo, ya que se puede beber sin problema, y si vas a hacer un tramo de montaña, lleva más agua para evitar deshidratarte y, si empieza a dolerte la cabeza, para, busca una sombra, descansa y bebe. No hace falta decir que hay que evitar las bebidas alcohólicas, ya que nos deshidratarán antes y nos darán una falsa sensación de confort.

El Camino de Santiago Organizado

Existen muchas agencias que organizan viajes al Camino de Santiago. Normalmente se hacen por etapas e incluyen el hotel y media pensión. Las ventajas que tiene un viaje organizado es que no tenemos que preocuparnos por planificar las etapas, ni la ruta, ni el hotel, hostal o albergue. Las desventajas son que resultan más caras que si decidimos ir por libre y normalmente no podemos desviarnos del grupo organizado. Por lo general, resultan interesantes porque muchas veces incluyen un guía que nos va explicando la historia y muchas curiosidades.

Hacer el Camino de Santiago solo/a

Si decidimos emprender la milenaria ruta de peregrinación y nos lanzamos finalmente por hacer el camino en solitario, debemos tener ciertas cosas en mente, como la preparación previa de la ruta que tomaremos y el conocimiento de la señalización del recorrido. Es importante comunicar nuestros planes a nuestros familiares o amigos para que sepan en todo momento localizarnos en caso de necesidad. La mejor época para hacer el camino es en primavera y principios de otoño, y la mejor ruta, al ser la más concurrida, es el Camino Francés, ya que es transitada continuamente por peregrinos del mundo entero. Es segura, y al no estar solos no nos vamos a sentir desprotegidos. Hay que saber que los tramos de más afluencia de peregrinos son los que están más señalizados, especialmente los últimos 100 km (en el Camino de Santiago desde Sarria), dónde están llenos de flechas amarillas en todas partes. Además, la hermandad entre peregrinos es notable y no faltará quien quiera ayudarnos gustosamente e indicarnos en caso de duda, e incluso puede unirse a nuestra marcha algún que otro peregrino solitario o algún grupo que esté dispuesto a contarnos historias durante la marcha.

El Camino de Santiago en Bici

Para los peregrinos que deciden hacer el Camino en bicicleta, el gozo del paisaje y la aventura de la ruta están servidos. Es una buena forma de hacer el camino más rápidamente, y si el peregrino desea obtener la Compostela se le exigirá recorrer al menos los últimos 200 km. A pesar de las dificultades (subidas y bajadas, terrenos pedregosos, enfangados, presencia de otros peregrinos), la ruta inglesa y la francesa son las que presentan menos problemas.

Si se decide hacer el camino en buen tiempo, (primavera y veranos), el Camino Primitivo, la vía de la Plata y el Camino del Norte son los más indicados. Aunque, ojo al verano y sus altas temperaturas. También en bicicleta encontraremos el camino dividido en etapas:

Estas son las 15 etapas que todo peregrino a bici deberá recorrer en la parte del Camino francés: Saint Jean Pied de-Port – Roncesvalles, Roncesvalles-Pamplona, Pamplona-Estella, Estella-Logroño, Logroño-Santo Domingo, Santo Domingo de La Calzada-Burgos, Burgos-Carrión de los Condes, Carrión de los Condes-Sahagún, Sahagún-León, León-Astorga, Astorga-Ponferrada, Ponferrada-O Cebreiro, O Cebreiro-Sarria, Sarria-Palas de Rei, Palas de Rei-Santiago.

¿Qué Llevar si haces el Camino de Santiago en Bici?

Antes de hacer el viaje haremos una revisión a la bicicleta para que no nos dé sorpresas desagradables y nos quedemos tirados. Revisaremos los frenos, la cadena, el aire de las ruedas, las cubiertas, las cámaras de aire, el sillín, los radios, los tornillos, etc. Para los 10 días que dura aproximadamente el viaje, se aconseja no cargar demasiado las alforjas, o el carrito, si te decides por él. El kit básico será: casco, calzado de montaña, guantes, calcetines térmicos (mínimo dos pares), maillots (largos y cortos), pantalón tipo culote (corto y largo), si es invierno u otoño, algo de abrigo, como un polar, impermeable por si nos sorprende la lluvia. Y no estaría de más una esterilla para echarnos a descansar bajo un hermoso árbol. Un kit de reparación de pinchazos, cámaras de repuesto, tornillería específica, aceite para la cadena, candado para la cadena. Ah, y una linterna por si las moscas, y no cometas el error de cargar con el camping gas porque no lo vas a necesitar.

Cómo hace el Camino de Santiago en Bici: Trucos y Consejos

Hay tres opciones de bicicleta: de montaña (si tienes pensado seguir el camino original, que es más montañoso), de carretera (que te permitirá ir por el asfalto sin problemas) o híbrida, (para más profesionales).

El Camino de Santiago en bicicleta, una gesta al alcance de todos
por QuintaMarcha

Si eres bicigrino y es tu primera vez, haz el Camino Francés porque es bastante ciclable y el que suelen escoger muchos ciclistas. El Portugués y la Vía de la Plata son menos montañosos, o tienen menos desnivel. Y si te decides por el del Norte, de gran belleza, es más duro y se recorre entre montaña y carretera.

No hagas el viaje a contrarreloj, porque entonces no disfrutas de la naturaleza. Toma todas las fotografías que puedas, ya que estás viviendo una experiencia única que seguramente te gustará recordar cuando estés de vuelta en casa. Las subidas hay que hacerlas con calma porque te puedes agotar antes de tiempo y no ser capaz de continuar.

Primero, tendrás que pensar qué tipo de bici vas a llevar. Las de montaña con suspensión delantera son las ideales para evitar que los brazos acaben con terribles agujetas. Ten en cuenta que las bicicletas de carbono no están diseñadas para soportar peso, o sea que no son las adecuadas. Tampoco lleves una bici vieja para luego deshacerse de ella y volver en tren, porque lo más seguro es que te deje tirado. Ármate de paciencia cuando haya algo de aglomeraciones, especialmente en los meses de julio y agosto. Antes de usar el timbre, pide paso cordialmente y sólo si es necesario, úsalo. Saluda y sé educado porque con educación los peregrinos colaboran más.

Consejos Prácticos a la Hora de Hacer el Camino

Hay que alimentarse con una dieta rica en hidratos de carbono (pan, galletas, barritas de cereales, pasta, frutos secos). Hacer comidas menos espaciadas entre ellas y evitar comer en abundancia. El desayuno ha de ser completo y a medida que se acaba el día ir consumiendo menor cantidad para facilitar el descanso.

Si decides hacer el camino en verano es necesario que no te dé el sol directo en la cabeza, evitar golpes de calor y quemaduras solares. Para ayudar al organismo hay que beber en abundancia e ir rellenando la botella de las fuentes del camino. Si hace mucho calor, se puede poner un poco de sal al agua para evitar perder muchas sales minerales y que el agua no sea muy fría, ya que todavía nos dará más calor. Llevar gorra (y recambio en caso de pérdida), gafas con cristales homologados de protección UVA, crema solar (a partir de 30), y por supuesto ropa cómoda holgada y si puede ser, de algodón. El calzado es fundamental ya que es el que nos va a soportar durante todo el recorrido. Nunca estrenar calzado y echar en la mochila una caja de tiritas o un rollo de esparadrapo, vaselina y algún analgésico y desinfectante en caso de tener que curar algún rasguño. Ah, y no te olvides de la esterilla y un par de bastones de trekking.

Capítulo 7

Enlaces de Interés

Gracias por leer nuestra guía sobre el Camino de Santiago. Espero que hayas disfrutado. Aquí podrás encontrar una lista de enlaces que podrían resultar útiles para organizar tu camino. Puedes guardar esta página para futuras consultas e ir directamente hasta este capítulo.

Conclusión

En definitiva, el Camino de Santiago, representa la importancia del patrimonio cultural e histórico de una parte de la historia de España, y supone un motivo de inspiración, de esperanza, de ilusión y motivación de miles de peregrinos que desde tiempos muy lejanos y lugares muy remotos vienen recorriendo la diversidad de sus rutas y paisajes, plasmando la huella de sus zapatos en el suelo de sus caminos y senderos. Seguramente muchos esperarán ansiosos de vivir con pasión el año Xacobeo, en 2021, próximo año Santo Compostelano, que se celebra cuando el 25 de julio, día del Martirio del Apóstol Santiago, coincide en domingo y en el que el peregrino creyente puede conseguir la indulgencia plenaria, quedando completamente absuelto de todos sus pecados al visitar la tumba del Apóstol Santiago y rezar una oración por los deseos del Papa y recibir los sacramentos de la confesión y la comunión

¿Cómo podemos mejorar?

Has llegado al final de nuestra guía sobre el Camino de Santiago. Intentaremos mantener esta página actualizada e iremos completándola con más información. Tu colaboración es muy importante. Si crees que nos hemos dejado algo en el tintero no dudes en comentar.

¿Conoces algún buen recurso o guía para disfrutar del Camino de Santiago? ¿Te gustaría compartir tu propia experiencia con nosotros y nuestros lectores? Compártelo en los comentarios abajo y ayúdanos.

Si tienes alguna fotografía original que capture tu experiencia haciendo el Camino y quieres compartirla con nosotros ponte en contacto y la foto podría ser seleccionada para aparecer en nuestra próxima galería de fotos del Camino de Santiago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *