La Gastronomía en Galicia - INFFINIT Hoteles

La Gastronomía en Galicia: La Mejor Cocina Típica Gallega

En este artículo haremos un recorrido, en profundidad, por la gastronomía de Galicia. Veremos cuándo se origina y cómo ha ido variando con el paso del tiempo. Haremos una ruta por provincias para conocer sus platos más típicos y descubrirás cuáles son los imprescindibles si vienes de visita a Galicia. También conocerás a los mejores cocineros y los premios, nacionales e internacionales, que han conseguido.

Sabrás cuáles son los vinos locales y los licores más populares, además de conocer las fiestas gastronómicas más emblemáticas y las comidas típicas de festejos.

Si quieres aprender más de la gastronomía de Galicia no te pierdas este artículo. Sin más dilación, ¡empezamos!

Capítulo 1

Introducción a la comida gallega

En este capítulo introductorio sobre la gastronomía de Galicia tenemos que situar sus bases. Hablaremos un poco sobre lo que se sabe de su origen, las influencias que ha recibido y el cómo se ha ido transformando en la actualidad sin perder su identidad.¡Empezamos!

Influencia y orígenes de la gastronomía gallega

Acerca del origen de la gastronomía gallega, no se puede precisar un momento exacto para su surgimiento. Se habla de que llegó hasta el presente la influencia celta o romana, a través de elementos como la lamprea, el aceite de oliva o la Queimada. Lo que sí se sabe es que, al menos desde hace 2 milenios, se la conocía por la calidad de sus productos básicos y su elaboración sencilla. Esto ha quedado atestiguado en algunos documentos escritos que se han recuperado y que datan de época romana. En ellos se mencionan diferentes comidas que los habitantes de la antigua Gallaecia consumían en el s. I.

En cuanto a las influencias gastronómicas hay que empezar por el entorno, ya que los productos marcaron el tipo de platos que componen su repertorio actual. Este es muy variado, con productos de primera calidad de kilómetro 0, en donde el mar y la tierra han surtido los elementos básicos para su creación. Hay que destacar dos acontecimientos históricos que marcaron un punto importante y contribuyeron a enriquecerla.

El descubrimiento de América

Este primer acontecimiento fue muy importante, ya que le proporcionó a Galicia varios productos básicos de su gastronomía más tradicional. Y es que de América no solo se trajeron remesas de metales preciosos sino también productos como las patatas o los tomates. Las patatas, que forman parte de la alimentación básica, empezaron a ser más populares a partir del s. XVIII debido a que producían mucho y paliaban las crisis de subsistencia de los sectores más pobres de la población. Esta sustituyó como alimento básico a la castaña. En la actualidad se ha convertido en un elemento imprescindible de comidas como la carne ó caldeiro, el caldo galego, el lacón con grelos o el famoso polbo á feira.

Otro aporte de América fue el maíz. Este cereal no solo está muy presente en varios platos, sino que forma parte de la tradición cultural gallega, siendo uno de los más consumidos y queridos en esta comunidad. Algunos ejemplos de su uso se pueden ver en la empanada de maíz o el pan. Antes de su llegada, en Galicia se utilizaba el mijo o se comían las papas de avena.

El último gran regalo del Nuevo Mundo fue el pimentón, que entró en tierras gallegas en algún momento de los ss. XVII-XVIII. Es una especia fundamental en la cocina, formando parte de otro de los alimentos base de esta tierra: el chorizo.

La revolución industrial

Este acontecimiento histórico quizás no parezca trascendental para el tema que tratamos pero créeme que se ha ganado el puesto en este apartado. Su aportación a la gastronomía se centra más en una técnica de conservación de alimentos: la salazón. En el s.SVIII la industria que mayor desarrollo tuvo en Galicia fue la de la salazón de pescado, ya que esta aprovechaba ese gran recurso que es su extensa costa. Esto no solo hizo posible que se conservaran más tiempo los productos traídos del mar, sino que se incorporaron como elementos clave de algunos platos, como el bacalao salado. Ademas, animó a ampliar el consumo de pescados y mariscos que antes no se comían.

Productos de otras zonas presentes en la gastronomía gallega

Por último haremos una pequeña mención a la entrada del ajo. Este producto es originario de Asia central y, en algún momento de la Edad Moderna llegó a Galicia para quedarse. Es un elemento importante y muy presente en la gastronomía.

La comida gallega en la actualidad

La cocina gallega no se ha quedado impasible ante el paso del tiempo. Si bien se sigue conservando el espíritu de la misma, con productos básicos de buena calidad y una elaboración sencilla, poco a poco se han incorporado nuevos métodos en la producción de alimentos, como nuevas técnicas de cocción. Esto ha hecho que la gastronomía, en origen casera y familiar, se haya ido sofisticando pero sin perder esa esencia que la hace única.

Algunas de las novedades es la introducción de nuevos productos como las alcachofas, tomates, caracoles, setas o las algas, combinados con los productos de toda la vida. Esto ha hecho que Galicia se ponga en el punto de mira internacional, gastronómicamente hablando, demostrando que la tradición y la modernidad se pueden llevar bien para quien sabe juntarlas.

Este siglo XXI es el que ha visto la renovación culinaria gallega, de la mano de algunos de sus más importantes representantes como Toñi Vicente, Pepe Solla, Xosé Cannas o Javier Olleros. A estos se suman nuevos nombres de cocineras y cocineros que siguen innovando para que esta continúe siendo un punto de referencia internacional.

Cocina de vanguardia con sello gallego

En los últimos años ha empezado a surgir una nueva corriente culinaria en Galicia, con tendencia vanguardista. En esta lo más importante es aprovechar los productos de temporada, la creatividad o las emociones. Es llevada a cabo por grandes profesionales de la cocina que no solo tienen una gran amplitud de miras sino que también conocen perfectamente los productos de su tierra.

Características de esta nueva cocina

Enumerar las características de este nuevo estilo culinario no es sencillo, porque su objetivo es crear toda una experiencia alrededor de la comida. Esta siempre intenta sorprender a sus comensales, a través de los sentidos: el olfato, el gusto, el tacto, la vista y el oído. Eso hace que, para estos platos, el aspecto sea muy importante.

Las comidas han de ser elaboraciones ligeras, de modo que consigan que los comensales disfruten de ellas sin que salgan empachados, algo que no es común en la comida tradicional gallega.

Sin duda, su característica más importante es el uso de nuevas técnicas que permiten crear texturas diferentes o que consiguen un punto de cocción adecuado para cada alimento.

Por último, siempre se usan productos frescos, de primera calidad y procedentes de los mercados locales. Todos ellos son seleccionados personalmente por los propios chefs.


Aquí termina el primer capítulo de este artículo sobre la gastronomía gallega. En él dimos unas pinceladas sobre los posibles orígenes y las influencias que tiene esta gastronomía y cómo se ha adaptado a los tiempos. En el siguiente entraremos de lleno en la parte más interesante: los platos típicos. Así que ¡no te lo pierdas!

Capítulo 2

Comida típica de Galicia

En este capítulo entramos de lleno en la gastronomía, a través de las comidas más típicas de cada provincia gallega y viendo los platos y postres que no te debes perder cuando estés por Galicia. ¡Empezamos!

Por provincia

En cada provincia se pueden encontrar diferentes platos tradicionales en los que destacan los productos más sobresalientes de la zona: pescados, mariscos, lácteos, carnes y verduras.

Ourense

Pimientos de Arnoia. Estos comparten la fama con sus vecinos de Padrón y se usan también en una gran variedad de recetas, aunque lo habital es comerlos fritos con un poco de sal. De aspecto son verdes claro y grandes y tienen una ventaja: no pican. Así que, si te encantan los pimientos pero temes el picante estos son la mejor opción. ¡Deliciosos!

Lacón con grelos. Un clásico de la gastronomía gallega que es una parte fundamental de esta provincia. Como toda la comida gallega es un plato sencillo: lacón curado, grelos y patatas. Es una comida fuerte, perfecta para el invierno gallego.

Pan de Cea. Y sí, este pan merece decir de dónde viene porque es delicioso. En general, Galicia cuenta con muy buenos panes, hechos con las técnicas tradicionales que todavía se conservan, pero este se lleva el premio al mejor. Volvemos a lo mismo, es un sencillo pan de trigo pero tiene un sabor que no he probado en otros panes. Si duda tienes que probarlo.

Almendrados. Otro postre delicioso y es que esta provincia es una joya repostera, de la que salen también las bicas, de las que hablaremos más adelante. Es un sencillo postre que tiene su origen en un convento y que solo cuenta con 3 ingredientes: harina de almendra, azúcar y claras de huevo. Es la especialidad de Allariz, así que no te olvides de comprarlos si pasas por ahí.

Pontevedra

Ostras. En esta provincia, en la localidad de Arcade, se encuentran las mejores ostras de Galicia. Tanto es así que es la especialidad de la zona e, incluso, hay una fiesta para disfrutarlas. La preparación es sencilla, solo la ostra, cruda, y un chorro de limón. Son espectaculares, un manjar que deberías probar.

Almejas a la marinera. Haciendo honor a su posición costera hay otro plato de marisco que no puedes dejar de probar. En la zona de Carril se crían las mejores almejas en sus arenales. Estas se mezclan con cebolla, ajo, harina, aceite de oliva, perejil y un buen albariño para crear este plato que no deja indiferente a nadie. ¡Otra delicia del mar!.

Sopa de ostras. Ya vimos que se suelen comer crudas con un chorro del limón pero, de esta vez, veremos que puede ser un manjar también cocinadas, perfecto para aquellos que no quieran comer marisco crudo. Es un plato muy sencillo: las ostras se cuecen en un caldo y, una vez cocidas, se machacan y se mezclan con el líquido que queda de la cocción. ¡El resultado es espectacular!

Lamprea a la bordelesa. No creo que este plato sea muy conocido pero sí es muy famoso en Galicia. Se trata de un tipo de pescado azul con apariencia de anguila y poco agraciado, pero delicioso. Se suele cocinar en su propia sangre, con un sofrito y un poco de vino tinto. Tiene un sabor diferente y recomiendo probarlo si se puede.

Rosquillas de Silleda. Este postre lo encontrarás en todas las romerías de Galicia. Se trata de unas rosquillas hechas con harina, azúcar, agua y aceite que se cocinan en un horno de leña y se recubren de un glaseado. Tienen una textura dura y son puro vicio, una vez empiezas es difícil parar. También hay otra versión en forma de bolitas, los conocidos melindres.

A Coruña

La tortilla de Betanzos. Esta sin duda alguna tendrá amantes y detractores, aunque reconozco que a mí me encanta. Es una tortilla de patatas, como la de cualquier otro punto de España, con la peculiaridad de que el huevo del interior está casi crudo, solo llegando a cuajarse por fuera para hacer la tortilla. No es para todos los gustos pero es una delicia.

Pulpo a la mugardesa. Y si quieres probar el pulpo de una manera diferente, te presento este plato. Es una variante del tradicional Pulpo á Feira que conserva sus elementos principales; pulpo, aceite de oliva, pimentón, sal; y añade otros elementos como patatas, cebolla y pimientos rojos y verdes. La primera se cuece en el agua del pulpo y los demás se sofríen. Se junta todo con el pulpo y se aliña…¡Una maravilla!

Pimientos de Padrón. Uno de los grandes favoritos de la cocina gallega por su simpática, y realista, frase: “uns pican e outros non”. Pues sí, comerlos puede ser una lotería deliciosa y adictiva. Su preparación es muy sencilla, solo se fríen, se les añade sal y ya se pueden disfrutar.

Requesón. Y de postre tenemos esta delicia, que es una variedad de queso que se hace con leche fresca y sin cuajo. Es perfecto para la sobremesa porque es ligero y se puede combinar con cualquier elemento dulce que quieras: miel, azúcar, mermelada, fruta…

Lugo

Bonito. No hace falta irse muy lejos para disfrutar de un buen trozo de este fabuloso pescado azul. Burela es muy conocida por la calidad del bonito, que lo podrás disfrutar en empanada, cocido, en conserva o asado en la parrilla. Es una delicia para los que amamos este pescado.

Butelo. Si lo que buscas es algo tradicional y que te deje lleno y feliz este es tu plato. Se trata de un embutido que se hace con diferentes piezas de cerdo, como costilla o el lomo, y que se adereza con especias y se embute en el estómago o la tripa del cerdo. Una vez hecho esto se cura y ahúma, después ya está listo para degustar. Es una delicia que surgió de una necesidad: la de conservar la carne que sobraba de la matanza.

Capón relleno de verduras. Este producto es más específico de la época navideña pero es unz exquisitez que hay que nombrar. El capón es un pollo que fue castrado muy pequeño para engordar. Tiene mil recetas para disfrutar del sabor de este manjar, aunque la que más recomiendo es en la que va relleno de verduras, te dejará sin palabras.

Lacón trufado. Es una de las recetas más tradicionales de la cocina gallega, aunque no la más conocida. Y es que esta receta, tipo embutido, no debería pasar desapercibida. Es una mezcla de lacón, con trufa, carne picada de ternera, especias y huevos que se cocina con un suculento caldo que potencia todo su sabor. ¡Una maravilla!

Los imprescindibles si vienes de visita a Galicia

Empanada gallega. Muy famosa fuera de Galicia y es normal porque está muy rica. Hay una gran variedad de empanadas, tanto del tipo de masa como de rellenos. Mi preferida es la de maíz, que suele ser de marisco o de pescados como sardinas, aunque las más famosas son las de bacalao con pasas o la de atún. Te recomiendo que pruebes todas las variedades que puedas y elijas tu preferida.

Pulpo á feira. Uno de los platos estrella de la gastronomía gallega que no puede faltar en cualquier imprescindible. Su secreto está en la calidad del producto y en la sencillez de su elaboración que solo necesita: pulpo, sal, aceite y pimentón. El mejor es el que se hace en Carballiño, que curiosamente está en el interior. No puedes visitar Galicia y no probar esta delicia.

Carne ao caldeiro. Una carne que se derrite cuando la comes, esa es la descripción de este plato. Se trata de carne de res cocida con un trozo de unto, grasa de cerdo salada, a la que acompañan unas patatas cocidas. Todo se adereza con un poco de pimentón y aceite de oliva. ¡No vas a querer comer la carne de res de otra forma!.

Caldo galego. Este es un plato de los de antes, rendidor y que llena aunque no es para cualquier época del año. Este cocido es fantástico, una mezcla de carnes, saladas y frescas, cocidas con patatas, grelos o berzas (dependiendo de la época del año), repollo y garbanzos o alubias. En algunas zonas se les añade una bola hecha de maíz y agua, que se cuece en el agua del caldo y se llama petote. Es una delicia acompañar esta comida con ese trozo de pan con sabor a caldo.

Filloas. Un postre sencillo, común en otras partes de España y del mundo, pero que nunca decepciona. Es similar a las crepes o a los frixuelos asturianos, suelen rellenarse de nata o crema pastelera, aunque yo los prefiero solo con un poco de miel o azúcar.

Bica. Este es, si duda, uno de mis bizcochos preferidos. Tiene una elaboración muy sencilla pero la manteca de vaca, uno de sus ingredientes principales, es la que le da su sabor único. Hay muchas variantes de este conocido bizcocho, aunque las más famosas son las de Pobra de Tribes, Castro Caldelas y Laza, también conocida como “a bica branca”. Algunas de sus variantes también son una buena opción para probar, como la de castañas. La encuentras en muchos supermercados, panaderías e incluso restaurantes. Si vienes de visita, tienes que probarla.


Y aquí termina este delicioso capítulo. Hemos visto los mejores platos según cada provincia y los que son indispensables si vienes a Galicia de viaje. En el siguiente capítulo veremos los principales premios, distinciones y reconocimientos de esta gastronomía. ¡No te lo pierdas!

Capítulo 3

Premios distinciones y reconocimientos

Por supuesto, una cocina como la gallega cuenta con chefs de reconocida fama mundial y premios que avalan su calidad, tanto a nivel nacional como internacional. ¡Quédate a conocer los mejores exponentes de la cocina gallega!

Y no se puede hablar de los mejores cocineros sin mencionar al Grupo Nove. Este grupo lo formaban, en inicio, nueve chefs que tenían como objetivo la puesta en valor de la gastronomía gallega desde una perspectiva moderna y sin olvidar las tradiciones y su origen. Ellos son los que llevan la gastronomía gallega al exterior y la elevan a nivel de alta cocina.

En cuanto a sus méritos, hay que comentar que estos cocineros acumulan siete estrellas Michelin, de las 22 que hay repartidas por toda Galicia, y una gran cantidad de premios y reconocimientos a nivel mundial. Entre los que más destacan están Manuel Costiña, Pepe Solla, Yayo Daporta, Pepe Vieira, Lucía Freitas, Javier Olleros, Inés Abril y Rafael Centeno. Pero ellos no son los únicos, hay otros cocineros cuyos restaurantes han sido premiados con la estrella Michelín como Marcelo Tejedor, Fernando Agrasar y Luis Vieira. Todos ellos tienen en común el mismo objetivo: llevar a los más alto la gatronomía gallega.

Pero no solo han conseguido el reconocido premio de la famosa guía francesa, sino que hay que mencionar otros como los Premios de la Gastronomía de Galicia que, en su vigesimoséptima edición, concedió a Lucía Freitas y su restaurante A Tafona, el reconocimiento por su labor potenciando la cocina gallega dentro de la comunidad, gracias a su innovación.

Por su parte Pepe Solla, cuyo restaurante Casa Solla cuenta con una estrella Michelin y dos soles Repsol, recibió el premio Chef Millesime by Cruzcampo Gran Reserva por su labor dinamizadora de la cocina gallega y su proyección internacional. Este galardón reconoce el trabajo de los grandes chefs de la cocina española y de los que, sin tener tanta fama, mantienen un alto nivel en su oferta gastronómica.

Otros premios de reconocido renombre son los soles que ofrece la guía Repsol, habiendo conseguido 8 restaurantes gallegos este reconocimiento: Auga e Sal (Santiago de Compostela), Miguel González (O Pereiro de Aguiar), O Balado (Boqueixón), O Camiño Inglés (Ferrol), O Loxe Mariñeiro (Carril), As Garzas (Malpica de Bergantiños) y Casa Marcelo (Santiago de Compostela). Estos dos últimos consiguieron, en el 2021, dos soles Repsol.

También hay premios a aquellos cocineros que destacan en la creación de comida tradicional de Galicia como Maribel Raposo Rodríguez. Esta chef y su Casa o Foguete recibió, de la mano de la Federación de Academias de Gastronomía de los Caminos de Santiago y de la Academia Gallega de Gastronomía el título de “Gran Maestra de la cocina tradicional” por su magnífica labor custodiando las recetas tradicionales de la gastronomía de Galicia.

Otro reconocimiento, que tiene su análogo en Cataluña, es el que se concede a los nuevos cocineros: el premio Cociñeiro Novo impulsado por el Forum Gastronómico y la Voz de Galicia. Este tiene un proceso de selección doble, por un lado por voto pupular pero, previamente, es un jurado constituido por expertos el que vota a los mejores.

Entre los cocineros destacados con este premio están: Adrián Felípez, con su restaurante Miga en A Coruña; Carlos Pérez y su restaurante Hokuto en A Coruña; Dani López con su Camiño do Inglés en Ferrol; Álvaro Fuentes con la Taberna Meloxeira en O Grove o Jorge Gago con su restaurante a Maceta en Santiago de Compostela.

No podemos dejar fuera a los premios de Cocinero Revelación que son otorgados en el congreso internacional de gastronomía Madrid Fusión. Estos premios destacan la carrera de chefs que tienen un gran proyecto personal y que han destacado en el último año por su labor innovadora y su prometedor futuro a pesar de que aún no son demasiado conocidos. Entre los galardonados está Iago Castrillón y su restaurante Acio, en Santiago de Compostela.


Como has podido leer en este capítulo, no solo la gastronomía gallega es buena por la calidad de sus ingredientes, sino también por la de sus cocineros. Aquí te mostré los que más destacan y algunos de los reconocimientos y premios locales, nacionales e internacionales con los que cuentan los restaurantes gallegos. El siguiente capítulo está dedicado al vino, uno de los productos con más renombre de Galicia, ¡quédate a disfrutarlo!

Capítulo 4

Vinos y licores gallegos

En este capítulo vamos a hacer un recorrido por las características de los vinos gallegos, como las denominaciones de origen y las variedades de uva que más destacan. También veremos los licores más famosos de esta comunidad. ¡Empecemos!

Vinos gallegos

Galicia cuenta con un amplio patrimonio vinícola que está determinado por algunos factores como el clima , el suelo o la variedad de la uva. Aquí te mostraré las diferentes denominaciones de origen que se encuentran y que son tan buenos como el famoso Albariño.

Denominaciones de origen

Entre todas las denominaciones de origen que hay en Galicia las que más destacan con el Ribeiro y las Rías Baixas pero, como ya te mencioné arriba, el espectro es mucho más amplio. Estas son: Rías Baixas, Ribeiro, la Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei, que se encuentra en diferentes zonas de la geografía gallega.

Más allá de la denominación de origen, también hay que mencionar 4 indicaciones geográficas protegidas, lo que se denomina “viños da terra”. En este grupo se encuentran los de Betanzos, Barbanza-Iria, Ribeiras do Morrazo y Val do Miño-Ourense.

La de las Rías Baixas es la denominación de origen que más territorio abarca, ya que se localiza, principalmente, en las zonas costeras de estas rías. La variedad más importante es el albariño, con el que se consigue un magnífico vino blanco, y este representa más del 90% de la producción total.

En el caso de la de Ribeiro, este abarca los valles de varios ríos, Miño Avia y Arnoia, en la provincia de Ourense. Estos cultivos están delimitados por una cadena montañosa que permiten que las lluvias, que llegan del Atlántico, sean más suaves. El paisaje típico son las laderas de las montañas con escalones, que permiten aprovechar los desniveles del terreno para su uso.

El de la Ribeira Sacra, uno de los más famosos no solo por su calidad sino también por su espectacular paisaje que se puede visitar, sigue el curso del Miño y el Sil en las provincias de Lugo y Ourense. En los cañones por los que hacen su recorrido los ríos es donde se cultiva la vid, en bancales en la ladera de la montaña. Su verticalidad hace que este cultivo sea difícil de trabajar y mecanizar.

El de Monterrei es el que se desarrolla en un lugar más templado y seco de Galicia. Tiene un clima interior, más mediterráneo lo que hace apropiado para la vid. Se extiende por el valle del Támega, que es un afluente del Duero, y las laderas que rodean la zona suroriental de Ourense. Aquí el cultivo se hace a mayor altitud, lo que hace que la calidad de la uva sea mayor.

Por último están los vinos de Valdeorras, que se localizan en la parte nororiental de Ourense y que ocupan parte de la cuenca de los ríos Sil, Xares y Bibei. Es una zona diferente, con un paisaje único en el que las vides están en suelos de granito y loseta, tierras rojas y negras y se conservan en cuevas o bodegas excavadas en el suelo.
Variedades de uva gallegas

Para que tengas más referencias sobre variedades, más allá del Albariño, te muestro aquí las 10 más populares de Galicia.

Albariño

El más famoso de Galicia, una variedad de uva blanca. Los vinos de esta variedad son afrutados y elegantes. Tienen aromas de frutas tropicales, con notas florales y herbales.

Mencía

Si el albariño era el vino blanco famoso, el mencía es la uva tinta que le acompaña. Los vvinos que salen de esta uva se caracterizan por tener aromas afrutados y mucho cuerpo. Se puede encontrar notas de frutos rojos con diferentes matices.

Godello

Otra variedad bastante conocida de los vinos gallegos. Es una uva blanca que se caracteriza por la intensidad de su aroma, que cuenta con notas frescas de frutas blancas. Cada vez está más demandada porque, con ella, se consigue un vino de mucha calidad.

Treixadura

Esta variedad de uva es de las menos conocidas pero es un tipo de uva blanca autóctona de Galicia. Con esta se consiguen grandes vinos, aunque también se suele mezclar con otras variantes.

Caiño tinto

Y es que en uvas tintas también hay mundo más allá del mencía. Esta variedad es una uva muy delicada y especial de Galicia que produce unos vinos que son un espectáculo para los sentidos.

Caiño Blanco

Esta variedad también tiene su versión en uva blanca, que son muy cultivadas en Galicia. Es similar al albariño pero sin ser tan conocido.

Brancellao

Esta variedad es de uva tinta que consigue unos excelentes vinos, aunque se suele mezclar con otras porque su producción es reducida y tiene bajos rendimientos. Tiene una gran intensidad aromática.

Loureira

Es una variedad de uva blanca de la que salen vinos con notas florales complejas. Se usa también para mezclar con otras uvas, ya que les aporta acidez y frescor.

Sousón

Esta cepa es autóctona de Galicia. Se trata de una uva tinta compleja con la que se consiguen vinos fuertes y estructurados.

Espadeiro

Esta es una variedad de uva tinta, con la que se consiguen vinos aromáticos y con cuerpo. Generalmente se usa para mezclar con otras variantes.

Licores de Galicia

En Galicia contamos con una gran variedad de licores, derivados casi todos ellos del bagazo de la uva, que es lo que sobra después de hacer el vino. Algunos son tan famosos que incluso han traspasado las fronteras. Veamos algunos de los más comunes:

Aguardiente de orujo

Uno de los de la tríada gallega. Este se consigue destilando el orujo de uva en alambiques que, tradicionalmente, están hechos de cobre. El resultado es este magnífico licor, que no tiene color pero sí un aroma con toques florales y un regusto goloso. Es el más fuerte, ya que cuenta con un 40% de grado alcohólico.

Licor café

Otro miembro de la tríada es el licor café, que es una mezcla de aguardiente y café. Como en todos los licores, esta mezcla varía mucho en las cantidades aunque coinciden en un punto: no cualquier aguardiente ni cualquier café consiguen un buen licor. Por eso, se suelen mezclar diferentes tipo de café, que consiguen que este tenga su característico color oscuro, y con el que se obtiene un sabor fuerte y equilibrado. Este necesita maceración, para que los diferentes elementos se mezclen adecuadamente.

Licor de hierbas

El último miembro de la tríada, muy famoso también. Este se hade con la base del aguardiente de orujo al que se le mezclan hasta 14 hierbas diferentes típicas de Galicia. Tiene una maceración de 4 a 6 meses, necesaria para que el aguardiente se impregne de todas ellas. Tiene un sabor único, que recuerdan al campo, verde y fresco.

Licor tostado

Este es uno de los licores que tienen una elaboración más compleja, pero el resultado es espectacular. Se hace macerando el aguardiente de orujo con azúcar caramelizada, que se hace de manera artesanal. Tiene un precioso color caoba y un aroma que hipnotiza. En cuanto al sabor, primero tiene u regusto dulce que después se suaviza y se hace persistente.

Licor de guindas

Este licor es el típico que podrás encontrar en casi todas las casas de las abuelas gallegas. Y es que esta fruta se lleva de maravilla con el aguardiente, gracias a su acidez. Para conseguirlo hay que mezclar un buen aguardiente con azúcar, canela o vainilla. A esta mezcla se le añaden las guindas y se deja macerando durante meses. Mientras más tiempo descansa, más intenso es su sabor. Tiene un color oscuro, con un gusto dulce y frutal pero con una fuerte presencia del licor de orujo. Este, además, tiene una regalito: las guindas borrachas, que son un espectáculo.

Crema de orujo

Este es uno de los licores más suaves de todos los que te menciono aquí y de los que puedes encontrar, lo que lo convierte en uno de los favoritos para todo aquel que lo prueba. Este se consigue mezclando el aguardiente de orujo con crema de leche de vaca y azúcar, con aromas de vainilla y canela. Es un licor de color tostado que recuerda a un café muy claro, tiene una textura cremosa, con un sabor muy dulce y agradable y un regusto intenso del aguardiente. Una delicia.

Crema de chocolate y cerezas

Seguro que este no lo conocías pero es otro de los licores que puedes encontrar en Galicia. Se trata de una bebida que mezcla el aguardiente, que se macera durante meses con cerezas, con nata y chocolate. Tiene un sabor exquisito, con un color oscuro y rojizo, por el chocolate y las cerezas. Su textura cremosa y aterciopelada no deja indiferente a nadie.


Aquí termina el recorrido por el mundo del vino y los licores gallegos, en donde te mostré las denominaciones de origen, las variantes de uva y los licores más populares. En el siguiente capítulo te hablaré de las fiestas gastronómicas y los platos típicos por temporadas, así que no te lo pierdas.

Capítulo 5

Fiestas gastronómicas y comida de festejos

Finalmente llegamos al último capítulo sobre gastronomía. Aquí te hablaré sobre las fiestas culinarias más importantes de Galicia y algunas de las comidas típicas por temporadas, así podrás aprovechar tu visita al máximo. ¡Empecemos!

Fiestas culinarias.

Ya vimos lo importante que es la gastronomía para Galicia y eso, como no podía ser de otra forma, se ve reflejado en la cultura, a través de las fiestas gastronómicas. Estas suelen ser más frecuentes en los meses de verano y lo que suelen hacer es cocinar la especialidad del sitio que celebra la fiesta. Veamos algunas de las más importantes:

  • -Fiesta del Albariño (Cambados). Se celebra el primer fin de semana de agosto y, durante 5 días, se puede degustar este vino y comprarlo directamente a los bodegueros. Además cuenta también con puestos de comida tradicional.
  • -Fiesta del Percebe (Corme). En esta localidad de la Costa da Morte se degusta este manjar el segundo fin de semana de julio.
  • -Fiesta del Pimiento (Padrón). Por supuesto, el pimiento más famoso de Galicia tiene su propia fiesta, que se celebra el primer fin de semana de agosto.
  • -Fiesta del Bonito (Burela). A mediados de julio podrás disfrutar de una jornada gastronómica para degustar este delicioso pescado.
  • -Fiesta del Cocido (Lalín). Esta se hace el domingo antes de carnavales y es el momento perfecto para probar este plato tan típico de la cocina gallega.
  • -Fiesta de la Filloa (Lestedo). Otro manjar tradicional que cuenta con su propia fiesta. Se hace el domingo siguiente al martes de carnaval.
  • -Fiesta del Pulpo (Carballiño). A pesar de ser una ciudad del interior es la que consigue hacer el mejor pulpo á feira de toda Galicia. Puedes acercarte a disfrutarlo el segundo domingo de agosto.
  • -Fiesta de la Xouba (Rianxo). En esta villa se prepara la xouba, sardinilla, de diferentes formas. Si te gusta este pescado acércate el 23 de julio a Rianxo.
  • -Fiesta del Lacón (Silleda). Otra fiesta recomendable que se celebra el segundo fin de semana de julio. Tienes la opción de comer el lacón tanto asado como cocido.

Platos típicos de festividades.

Según la festividad del año hay algunos platos típicos que puedes disfrutar, aprovechando tu visita a Galicia. Veamos las especialidades por fiestas.

Carnavales

Esta fiesta se vive intensamente en Galicia y tiene sus propias especialidades culinarias. Algunas de las más famosas son el lacón con grelos o las filloas, aunque ahora te enseñaré más.

Orejas de carnaval.

Esta es una receta que hago todos los años y es que además de sencilla es deliciosa. Es una masa con harina, aceite, levadura y esencia de anís que se estira, fríe y espolvorea con azúcar. Su nombre se lo da la forma del postre, que suele ser la de una oreja de cerdo. Es deliciosa y se encuentra en cualquier pastelería en la época de carnaval.

Vincha.

Este postre es menos conocido y es difícil de encontrar pero es delicioso. Está hecho a base de pan, huevos, azúcar, leche, anís y uvas pasas. Lo característico de este manjar es que se cuece en agua dentro de una vejiga de cerdo seca.

Flores de carnaval.

Otro postre típico y fácil de encontrar. Se hace con harina, agua, leche y azúcar. Para prepararlos hace falta un molde con el que se coge la masa y se fríe. Son crujientes y deliciosos.

Navidad.

Tampoco se libran las navidades de sus platos típicos, deliciosos y perfectos para el invierno gallego.

Tarta aldeana de navidad.

Esta receta no es muy conocida pero es única. Es un bizcocho contundente hecho con harina de maíz y de centeno, castañas, yogur, aceite, huevos y ciruelas pasas. Tiene un sabor auténtico que hay que probar.

Culebrón.

No es una serie de televisión sino un postre típico de la ciudad de Pontevedra en navidades. Lo empezó a hacer una pastelería, Los Castellanos, a finales del s. XIX y es todo un emblema de las fiestas en esta ciudad. Se trata de un postre hecho con bizcocho, almendra, yema de huevo y tocinillo al que se le da la forma de una serpiente.

Pascua.

A pesar de ser una época más austera en cuanto a comida hay alguna que otra especialidad que hay que mencionar.

Trenza de huevo.

Además de la tradicional rosca, esta es una de las elecciones de los padrinos para regalarle a sus ahijados en la Pascua. Es una trenza hecha con huevos, harina, leche, levadura, azúcar y naranja, que se amasa a la que se le da su forma característica.

Conclusión

Hasta aquí llegó nuestro recorrido por la gastronomía gallega. Como puedes ver, es muy completo, se ha hablado de todo lo importante: su origen, cómo ha evolucionado, sus platos más típicos, los cocineros más destacados y los premios que reconocen su calidad. Además nos adentramos en el mundo de los vinos y los licores, mencionando los más importantes, las fiestas gastronómicas y las comidas típicas de frstejos.

Aquí tienes toda la información que necesitas para conocer la gastronomía gallega en profundidad. Ahora te toca hablar a ti, cuéntame qué te ha parecido el artículo, si has aprendido algo que nuevo o si ha faltado algo que querrías conocer.

Si gustó compártelo con otros amantes de Galicia y su gastronomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.